La revista bilingüe de Lanzarote

Método Ryôsuke

La casualidad suele dejar al descubierto cosas grandiosas y en el Método Ryôsuke la respiración es la protagonista y el ejercicio, un complemento

Surgió de una tabla de ejercicios para fortalecer lumbares y remediar los dolores de espalda que padecía el actor Miki Ryôsuke. Tenía 64 años y no estaba para triatlones. Sólo unos minutos al día de sencillos ejercicios con respiración prolongada y sincronizada y, además, de mejorar su espalda perdió trece kilos y doce centímetros de cintura. Por eso este método de adelgazamiento por medio del control de la respiración adoptó su nombre: Método Ryôsuke.
La respiración es clave en cualquier ejercicio físico. Una respiración larga es una respiración fuerte, profunda, que suaviza el estómago y quema grasa corporal. Un estudio publicado en el British Medical Journal apunta que el 80% de la grasa corporal que quemamos se elimina a través de la respiración en forma de carbono, hidrógeno y oxígeno, los tres elementos que componen la grasa. Así, una buena oxigenación durante el ejercicio colabora al fortalecimiento de los músculos de la misma forma que ‘quema’ grasa corporal.
Sí, vale. Pero cómo… Partiendo de la base de la respiración como agente acelerador del metabolismo, Ryôsuke incorpora otro parámetro clave: la postura corporal. Conocidos los ejes de su técnica, estos son los ejercicios.
Postura clave: De pie, con una pierna detrás de la otra de manera que el pie delantero esté en perpendicular al otro. El cuerpo se inclina hacia atrás formando una línea recta de forma que el 90% del peso cuerpo se apoye en la pierna trasera. Los brazos se mantienen a los lados del cuerpo y los glúteos deben estar activos en todo momento para proteger las lumbares.
Manteniendo la postura clave, la respiración prolongada del método Ryôsuke consiste en hacer una inspiración durante tres segundos desde esa posición. Mientras, se elevan los brazos por encima de la cabeza de forma que queden paralelos a las orejas. Acto seguido, una exhalación de siete segundos en la que se activan todos los músculos del cuerpo.
Esa exhalación, además, se divide en dos partes. En la primera, de unos tres segundos donde se expulsa el aire con fuerza. En la segunda, más pausada, dejas salir el aire que queda.
Para que el ejercicio resulte efectivo, Ryôsuke recomienda hacerlo entre dos y diez minutos cada día.

spot_img
spot_img

Debes leer

Artículo anterior