La revista de Lanzarote

Grabados antiguos, arte documental

Los grabados son un arte a medio camino entre lo documental y la representación, que Vasco Cunillera tiene como legado familiar y que ahora ofrece

El grabado es un arte gráfico que, antes de la aparición de la fotografía a principios del siglo XIX, servía para mostrar y difundir el conocimiento visual del mundo. Después de ésta, el grabado gana valor como pieza artística y, en función de su rareza y antigüedad, va convirtiéndose también en objeto de deseo para coleccionistas.

“Detrás de cada grabado hay dos historias. Una, la propia de la ilustración: lo que muestra, cuándo fue hecha, su autenticidad y su carácter único, la firma, su estado de conservación… Y la otra, la aventura de su recorrido hasta que llegó a tus manos. En ambos casos, me parece algo apasionante”, explica Vasco Cunillera, que ahora gestiona este legado familiar de grabados antiguos.

En su tienda ‘online’ los pueden encontrar de muy distintas épocas, valor, temáticas y estilos. También, litografías y reproducciones de otros grabados. Desde batallas navales históricas, a plantas de catedrales, la representación de los órdenes clásicos, mapas náuticos o representaciones antiguas del plano celeste con las constelaciones, etcétera.

Se trata de un espacio único en Canarias, con más de cinco mil grabados que invitan a sumergirse y recorrerlos con el espíritu de un viajero o como quien se adentra en las galerías de un museo. Navegando uno a uno en los distintos conceptos encontrará y descubrirá vistas insospechadas. Además, grabadosantiguoslanzarote.com dispone de un buscador con el que puede localizar, de forma más precisa, la lámina que desee y las más cercanas por temática, antigüedad, estilo. La web también permite que las pueda ordenar por precio. Asimismo y al encontrarse la colección en Lanzarote, quien esté interesado y mediante cita previa, Cunillera les mostrará personalmente los grabados que consideren.

Al valor documental, histórico y artístico de los grabados se suma, cómo no, el estético. Debidamente enmarcados, se convierten en una pieza de gran distinción y elegancia. Por este motivo, son ideales para la decoración de casas rurales, hoteles, despachos profesionales y salas de espera, así como de otros espacios tanto públicos como privados.

spot_img

Debes leer

Artículo anterior
Artículo siguiente