La revista de Lanzarote

Huevos rellenos

Además de pintarlos por fuera para decoración en Pascua, este año te sugerimos disfrutarlos como aperitivo. Las opciones de relleno son casi infinitas, pero antes hay que saber prepararlos bien. Te contamos cómo…

Para asegurar que la yema se separe bien, es mejor hacer una cocción al vapor, unos doce a catorce minutos, en lugar de hervirlos. Pasado ese tiempo, pásalos a un baño de agua muy fría para detener la cocción. Evitarás que aparezca un anillo gris verdoso alrededor de las yemas. Pélalos, córtalos por la mitad y pon todas las yemas en un bol. Allí, machácalas y mézclalas con los demás ingredientes que hayas elegido. Un bol diferente para cada tipo de relleno, claro.

Para el más básico: mayonesa, sal y pimienta negra. Se mezcla, se pone en manga pastelera con punta de estrella, se rellenan las mitades de clara y se adornan: una pizca de pimentón (normal, picante o ahumado), curry molido, mostaza amarilla o de Dijon, kétchup, cebollino o alcaparras, aceitunas, etcétera.

Y luego queda el resto del universo. Los huevos sin mayonesa o rellenos de todo lo demás (siempre mezclados con la yema): aguacate, yogur griego, guacamole, hummus… Es terreno para la creatividad. En cualquier caso, trata de buscar combinaciones lógicas. Que los distintos ingredientes tengan buen maridaje o coherencia de origen.

spot_img
spot_img
spot_img

Debes leer

Artículo anterior
Artículo siguiente