La revista bilingüe de Lanzarote

Auténtico tiramisú italiano

Sencillo y delicioso, se ha convertido, junto con la pasta y la pizza, en una de las banderas de la gastronomía transalpina en la cocina internacional

De origen tan diverso como indefinido, parece ser que el tiramisú surgió en los años setenta del pasado siglo en Treviso, cerca de Venecia. Aunque también sitúan su origen en La Toscana o en Turín. Tiramisú deriva en italiano de ‘tira mi su’, que traducido significa algo así como ‘levántame el ánimo’, y cuenta desde 2009 con la etiqueta alimentaria ‘Especialidad tradicional garantizada’ (EGT).
Ha pasado de ser el clásico postre italiano a un dulce universal y, en el camino, por adaptación a los productos locales de cada lugar, su receta se ha interpretado hasta el infinito. Su elaboración es sencilla y el tiramisú autentico es untuoso, pero no lleva más queso que el mascarpone. Ni crema, ni nata. Tampoco licor, crema de chocolate y, de ningún modo, va rellenado con fruta.

Ingredientes 


  • 500 g de queso mascarpone
  • 5 huevos
  • 5 cucharadas de azúcar glass
  • 40 bizcochos de soletilla
  • 2 tazas de café fuerte sin azúcar
  • 2 cucharadas de vino dulce Marsala
  • Cacao en polvo sin azúcar

Elaboración


Separa las claras de las yemas y bate éstas con el azúcar hasta que la mezcla se quede clara. Añade el mascarpone y remueve hasta conseguir una crema consistente. Monta las claras a punto de nieve (un poquito de sal ayuda). Mezcla la crema de mascarpone con las claras montadas hasta lograr una crema homogénea. Aparta.
En un plato hondo, liga el café (frío) y el marsala. Empapa ahí los bizcochos y pon la mitad de ellos en el fondo de una fuente para gratinar. Cúbrelos con la mitad de la mezcla hecha con los huevos. Coloca el resto de los bizcochos y cúbrelo todo con el resto de la mezcla. Déjalo reposar en la nevera durante doce horas (tres mínimo). Antes de servir, espolvorea el tiramisú con cacao en polvo utilizando un tamiz.

spot_img
spot_img
spot_img

Debes leer